Orlando Salgado

Subtitle

La historia del ábaco

LA HISTORIA DEL ÁBACO

CAPÍTULO I


En los albores de la humanidad, el ser humano tuvo la necesidad de contar, y ante la inexistencia de los símbolos numéricos utilizó los dedos de sus manos. Para representar grandes cantidades recurrió a piedras, ramas y otros recursos fáciles de manipular; los comerciantes de la época, que utilizaban como método de intercambio de productos, el canje, requerían, además del proceso de conteo, el cálculo, para determinar el costo de los artículos comprados y vendidos. Entre los muchos dispositivos utilizados para tal fin, el único que ha soportado el paso de los tiempos, es el Ábaco, palabra latina cuya raíz griega es abax  o  abakon, que significa tabla o tablilla.


Esta importante ayuda didáctica ha evolucionado desde los tiempos antiguos hasta nuestra época, de acuerdo con  la  siguiente línea de tiempo que muestra su desarrollo a partir de las primeras tablas de contar hasta el ábaco presente; es de anotar que el progreso en los primeros mil años de la humanidad fue lento:




Tiempos Antiguos:


La Tabla Salamis, el Calculi Romano y el Ábaco Manual acompañan al hombre en sus actividades de conteo y cálculo desde el año 300 a.C al 500 d.C.



Edad Media


El Apices, la tabla de monedas y la tabla de líneas hacen presencia desde el año  500 d.C. hasta alrededor del año 1400 d.C.


En esta época de la historia la madera fue el material utilizado para su manufactura; las fichas de conteo ocuparon una posición horizontal; además,  como la invención de los símbolos numéricos, ganó popularidad en la última parte de este período, el empleo del ábaco entró en decadencia.



Tiempos modernos


El Suan-pan, el Soroban y el Schoty corresponden al periodo alrededor del 1200 d.C al presente.


El Ábaco como lo conocemos, apareció al rededor del 1200 d.C. en China y se denominó suan-pan. Este ábaco clásico  en cada barra tiene 2 esferas en la cubierta superior y 5 en la cubierta inferior por lo que también se le llamó 2/5. Alrededor del 1600 d.C., el uso y la evolución del Ábaco Chino se trasladó al Japón a través de Korea; allí, se llamó soroban y se impuso el modelo 1/5 (una esfera en la cubierta superior y cinco en la parte inferior).  A partir de esta época, esta estructura ha presentado pequeñas variaciones; por ejemplo, desde 1930 se manufactura en el Japón el modelo ¼, puesto que los otros dos han entrado en decadencia y, sólo algunas regiones lo emplean, especialmente en la China y Norte América.


Estudios recientes hacen referencia a un Ábaco de la civilización azteca que existe en México, llamado el Nepohualtzitzin, entre los años 900-1000 d.C., donde los contadores estaban elaborados de granos de maíz enhebrados en cadenas montadas en un marco de madera.


El schoty, es un ábaco ruso inventado en el siglo XVII y se usa en algunos lugares.



Diseños actuales del Ábaco


1. El Ábaco de Lee Kai-Chen.




Fue diseñado por el chino Lee Kai-Chen en 1958; mide trece pulgadas de ancho por ocho de altura  y consta de cuatro cubiertas que corresponden a dos ábacos apilados, uno de los cuales es el soroban ¼ que tiene 18 columnas de las cuales las primeras nueve de la izquierda contienen esferas más pequeñas de color verde claro; el color de las esferas de las siguientes nueve columnas, es blanco; en la parte inferior, está el suan-pan 2/5, con trece columnas y  esferas negras más grandes.


2. Ábaco de Dilson.



Este Ábaco mide 5.5 pulgadas de ancho por 3.5 pulgadas de alto, fabricado en pino blanco; contiene nueve columnas; es en esencia el Suan-pan 2/5 con una mejorada manufactura.

3. El Tomoe  Soroban.

 



Tiene 23 columnas y mide catorce pulgadas de largo por dos pulgadas de  alto; es el mismo Soroban ¼, japonés, con dos cubiertas; la superior, tiene una esfera en cada columna, y la inferior, cuatro esferas en cada una de ellas. Su terminado es mucho mejor, pues es envuelto en una bolsa plástica y viene en una caja.

 

4. Ábaco Vertical Magnético Cerrado.


Diseñado en el año 2006 por Orlando Salgado Ramírez, en dos presentaciones: físico y virtual; el primero, enmarcado en acero inoxidable, consta de cinco barras verticales; cada una de ellas con diez esferas metálicas; el diámetro de cada esfera es de 0.9 centímetros; la altura total es de 15.8 centímetros y el ancho de 16.5 centímetros.

 

En la parte superior del marco, en el ábaco físico, cara inferior, se encuentran incrustadas barras magnéticas y, por el frente, diez fichas que conforman  el módulo de conteo; un poco más abajo, está dispuesto un pin móvil que representa la coma, utilizada para operar el ábaco con números decimales.

 

En el soporte inferior, del ábaco virtual, aparece la pizarra, que indica el valor relativo de las fichas que son desplazadas, para el sistema de numeración decimal, números enteros.

 

Propiedades del ábaco vertical magnético:

1. La disposición vertical de las fichas, (esferas), corresponde a la escritura de los números, en cualquier sistema, y respeta las estructuras mentales fortalecidas en los humanos desde los primeros años de escolaridad.

 

2. A diferencia del ábaco vertical abierto, éste es mucho más versátil, pues todas las fichas permanecen en las barras.

3. Las barras magnéticas incrustadas en la parte superior del ábaco físico,  sostienen la fichas cuando éstas son desplazadas hacia arriba, lo que permite que pueda ser utilizado verticalmente, y facilite la interactividad y el aprendizaje.

 

4. El módulo de conteo que aparece en la barra superior se utiliza en la multiplicación, la división, la potenciación y la radicación; esas esferas no tienen valor relativo.

5. Las dos primeras fichas se emplean para representar cantidades y realizar operaciones en el sistema binario.

 

6. El punto decimal desplazable le permite al usuario representar no sólo números decimales, sino también,  realizar sus diversas operaciones.