Orlando Salgado

Subtitle

Dinámica del aprendizaje

La dinámica del aprendizaje

El sistema educativo de la cultura occidental moderna está basado en un modelo academicista, y por eso el contenido de la enseñanza se centra en un conjunto de conocimientos condensados en un currículo coherente y secuencial. Esta estrategia pedagógica configura algunas prácticas de aula que someten la educación a una única modalidad de pensamiento, principalmente fundamentada en el lápiz y el papel, la cual justifica la idea de que aprender es memorizar y de que la valoración de la inteligencia está en relación directa con la cantidad de información que se retiene en el cerebro.

Este modelo de enseñanza no solo ignora la mitad de las capacidades humanas, puesto que le da  prioridad al pensamiento consciente, reflexivo e intencional, con procesos verbales y analíticos, más interesado en hallar respuestas y soluciones que en examinar los problemas y valorar la explicación por encima de la observación, sino que únicamente apunta a una reducida porción del cerebro, que en esencia es una máquina de aprender y que alberga una ilimitada capacidad de producción intelectual obtenida a través de profundos e intrincados procesos mentales. 

Ajustados a los últimos descubrimientos relacionados con la fisiología del cerebro, el mundo contemporáneo reclama un viraje en los procesos intelectuales, de suerte que el docente debe incluir prácticas de aula que aprovechen las bondades del hemisferio derecho, hasta ahora olvidado, pues su participación desarrolla el pensamiento lógico y comparte su trabajo con el hemisferio izquierdo; cada uno de ellos ejecuta funciones diferentes y complementarias que favorecen un auténtico aprendizaje.

Además de las diferentes actividades que el maestro se digne llevar a clase para amenizar cada uno de los momentos del acto pedagógico y darle vida a la imaginación y a la creatividad, a la síntesis, al pensamiento espacial y geométrico, a la intuición, a la melodía y al arte, todas bondades de este hemisferio, las nuevas tecnologías, que también lo vitalizan, aportan aplicaciones que crean, en el aprendizaje escolar, un nuevo modelo de materiales que nutren el proceso de enseñanza. Por esta razón, considero que los Ambientes Virtuales de Aprendizaje (AVA), sumados a las redes sociales, a los blogs, a la wiki y a los buscadores:

  1. Facilitan los recursos tecnológicos con  actividades que estimulan las habilidades digitales y visuales de los niños y los jóvenes.
  2. Proveen a los estudiantes de un entorno creativo con múltiples herramientas como sonido, imágenes, vídeos, etc.
  3. Rompen la barrera espaciotemporal, porque el conocimiento se comparte haciendo uso de la virtualidad, de modo que la presencialidad no es indispensable.
  4. Posibilitan la interacción y la retroalimentación permanentes entre el estudiante y el docente, así como la realización del trabajo en equipo y el contacto con el mundo real, lo cual abre las puertas para cualquier tema importante de clase.

En conclusión, esta fusión entre tecnología, virtualidad y redireccionamiento de los estímulos al cerebro en el nuevo esquema de aula eleva los índices de inteligencia, minimiza los riesgos de la memorización y la mecanización, promueve ambientes más agradables en la escuela para los diferentes actores y optimiza la producción intelectual.

_________________________________________

 ORLANDO SALGADO RAMÍREZ.

 osalgador@iuc.edu.co

 www.orlandosalgado.com