Orlando Salgado

Subtitle

Al rescate del ábaco

AL RESCATE DEL ÁBACO


Desde los albores de la historia documentada, el empleo de materiales e instrumentos ha sido imprescindible para la compresión del mundo y su dinámica. Ante la inexistencia de símbolos numéricos, nuestros ancestros tuvieron la necesidad de contar y utilizaron los dedos de sus manos para hacerlo, y cuando necesitaron representar grandes cantidades recurrieron a piedras, ramas y otros recursos de fácil manipulación. Los comerciantes de la época, que utilizaron como método de intercambio el canje, requirieron el cálculo y utilizaron el proceso de conteo, a fin de determinar el valor de los artículos comprados y vendidos. Entre los muchos dispositivos utilizados con este propósito, el único que se ha sostenido en el tiempo es el ábaco: una especie de tablilla que facilitaba la solución de operaciones aritméticas básicas.


La tabla Salamis en Grecia, el Calculi y el Hand-abacus en Roma acompañaron al hombre en sus actividades de conteo y cálculo desde el año 300 a. C. hasta el 500 d. C. En la Edad Media fueron el Apices, el Coin-board (tabla de monedas) y el Line-board (tabla de líneas). La versión actual de esta ancestral calculadora se gestó en la China en el año 1200 d. C. y se llamó Suan-pan, que al trasladarse al Japón, con algunas modificaciones, recibió el nombre de Sorobán, y el Schoty, de origen ruso, inventado en el siglo XVII. Luego aparecieron en el mercado el ábaco de Lee Kai-chen en 1958, el ábaco de Dilson y una versión mejorada del Sorobán (Tomoe Sorobán).


Esta excepcional herramienta didáctica ha evolucionado en diseño y versatilidad desde la antigüedad para favorecer el aprendizaje de las matemáticas. Lamentablemente, el desconocimiento de sus bondades y los afanes del sistema educativo, que somete a los docentes a desarrollar planes de estudio demasiado pesados en aulas de clase sobresaturadas de niños, especialmente en la zona urbana, han obligado a los maestros a dejarlo abandonado en los rincones olvidados de las salas de ayudas didácticas.


Con el ánimo de rescatar del olvido en que se encuentra este recurso y convencido de que el complejo mundo de las matemáticas se hace más comprensible desde los primeros años de escolaridad si se aborda desde la realidad, he diseñado el “Ábaco Vertical Cerrado” (AVC), con mejoras en su arquitectura que facilitan su uso y comprensión. Esta ayuda tiene dos presentaciones: una física y otra virtual, que constan de un módulo de conteo, ubicado en la parte superior e integrado por diez fichas dispuestas en forma horizontal empleadas para las multiplicaciones, divisiones, potenciaciones y radicaciones; un símbolo móvil, que representa la coma, para operar con números decimales, y el área de las operaciones con cinco columnas, que contienen, cada una, diez esferas. En la parte inferior de la versión virtual está la pizarra que indica con dígitos los resultados parciales o finales de las operaciones realizadas.


También he escrito el libro La aritmética a través del ábaco, que se apoya en el AVC para desarrollar la esencia del programa de matemáticas hasta el grado quinto de la básica primaria. El texto se encuentra en www.orlandosalgado.com, mientras que los ejercicios y problemas resueltos, incluidas las operaciones con números naturales y decimales en el sistema decimal y algunas en el sistema binario, están siendo presentados a través de videos, subidos al mismo sitio y a YouTube.

ORLANDO SALGADO RAMÍREZ

www.orlandosalgado.com

osalgador@iuc.edu.co